El simbolismo en el arte

Cubismo

La muerte y el sepulturero (c. 1895) de Carlos Schwabe es un compendio visual de motivos simbolistas. El ángel de la Muerte, la nieve inmaculada y las poses dramáticas de los personajes expresan los anhelos simbolistas de transfiguración «en cualquier lugar, fuera del mundo».
El simbolismo fue un movimiento artístico de finales del siglo XIX de origen francés, ruso y belga en la poesía y otras artes que buscaba representar simbólicamente verdades absolutas a través del lenguaje y las imágenes metafóricas, principalmente como reacción contra el naturalismo y el realismo.
En literatura, el estilo tiene su origen en la publicación en 1857 de Les Fleurs du mal, de Charles Baudelaire. Las obras de Edgar Allan Poe, que Baudelaire admiraba enormemente y tradujo al francés, fueron una influencia significativa y la fuente de muchos tropos e imágenes comunes. La estética fue desarrollada por Stéphane Mallarmé y Paul Verlaine durante las décadas de 1860 y 1870. En la década de 1880, la estética se articuló mediante una serie de manifiestos y atrajo a una generación de escritores. El término «simbolista» fue aplicado por primera vez por el crítico Jean Moréas, que lo inventó para distinguir a los simbolistas de los decadentes de la literatura y el arte.

Ver más

La muerte y el sepulturero (c. 1895) de Carlos Schwabe es un compendio visual de motivos simbolistas. El ángel de la Muerte, la nieve inmaculada y las poses dramáticas de los personajes expresan los anhelos simbolistas de transfiguración «en cualquier lugar, fuera del mundo».
El simbolismo fue un movimiento artístico de finales del siglo XIX de origen francés, ruso y belga en la poesía y otras artes que buscaba representar simbólicamente verdades absolutas a través del lenguaje y las imágenes metafóricas, principalmente como reacción contra el naturalismo y el realismo.
En literatura, el estilo tiene su origen en la publicación en 1857 de Les Fleurs du mal, de Charles Baudelaire. Las obras de Edgar Allan Poe, que Baudelaire admiraba enormemente y tradujo al francés, fueron una influencia significativa y la fuente de muchos tropos e imágenes comunes. La estética fue desarrollada por Stéphane Mallarmé y Paul Verlaine durante las décadas de 1860 y 1870. En la década de 1880, la estética se articuló mediante una serie de manifiestos y atrajo a una generación de escritores. El término «simbolista» fue aplicado por primera vez por el crítico Jean Moréas, que lo inventó para distinguir a los simbolistas de los decadentes de la literatura y el arte.

Uso del simbolismo en el arte

La muerte y el sepulturero (c. 1895) de Carlos Schwabe es un compendio visual de motivos simbolistas. El ángel de la Muerte, la nieve inmaculada y las poses dramáticas de los personajes expresan los anhelos simbolistas de transfiguración «en cualquier lugar, fuera del mundo».
El simbolismo fue un movimiento artístico de finales del siglo XIX de origen francés, ruso y belga en la poesía y otras artes que buscaba representar simbólicamente verdades absolutas a través del lenguaje y las imágenes metafóricas, principalmente como reacción contra el naturalismo y el realismo.
En literatura, el estilo tiene su origen en la publicación en 1857 de Les Fleurs du mal, de Charles Baudelaire. Las obras de Edgar Allan Poe, que Baudelaire admiraba enormemente y tradujo al francés, fueron una influencia significativa y la fuente de muchos tropos e imágenes comunes. La estética fue desarrollada por Stéphane Mallarmé y Paul Verlaine durante las décadas de 1860 y 1870. En la década de 1880, la estética se articuló mediante una serie de manifiestos y atrajo a una generación de escritores. El término «simbolista» fue aplicado por primera vez por el crítico Jean Moréas, que lo inventó para distinguir a los simbolistas de los decadentes de la literatura y el arte.

Qué es el simbolismo

«La idea era hacer referencia a la ‘fruta prohibida'», dice Eyckermans. «En la versión original de la Biblia se describía como una cidra. En la mayor parte de Europa, los cítricos eran todavía desconocidos y la traducción los llamó manzana. En algunas pinturas medievales se puede ver a Eva sosteniendo una cidra».
Quizá una de las imágenes más reconocibles de la obra de Haring, el bebé radiante, es una simple silueta de un bebé o de una persona que se arrastra por el suelo sobre las manos y las rodillas con líneas que emanan de ellas. El propio Haring ha comentado que para él este bebé representa la inocencia juvenil, la pureza y la bondad.
Según los registros históricos, Vermeer no abandonó Delft durante un tiempo significativo. ¿Podría esta niña con su pendiente de perla y su mirada lejana representar al propio Vermeer, confinado por el lienzo y por el propio arte, pero soñando y anhelando tierras y aventuras lejanas?
Nacido en 1869 en Le Cateau (Francia), Matisse comenzó a pintar mientras se recuperaba de una operación. Su obra pictórica y escultórica desafiaría las expectativas del mundo del arte y le convertiría en uno de los artistas más conocidos del siglo XX y en el líder del grupo de los fauves. El grupo fauve desafió el realismo y la representación del impresionismo, y en su lugar utilizó colores y formas fuertes para expresar emociones.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad