Imagenes del arte romano

Arte griego libre

El arte de la Antigua Roma, su República y posterior Imperio, incluye la arquitectura, la pintura, la escultura y el mosaico. Los objetos de lujo en metal, el grabado de gemas, las tallas de marfil y el vidrio se consideran a veces formas menores del arte romano,[1] aunque no se consideraban como tales en la época. La escultura era quizás la forma más elevada de arte para los romanos, pero la pintura de figuras también era muy apreciada. Se conserva una gran cantidad de escultura desde el siglo I a.C. en adelante, aunque muy poco de antes, pero queda muy poca pintura, y probablemente nada que un contemporáneo hubiera considerado de la más alta calidad.
La cerámica romana antigua no era un producto de lujo, pero una amplia producción de «vajilla fina» en terra sigillata estaba decorada con relieves que reflejaban el último gusto, y proporcionaba a un amplio grupo de la sociedad objetos con estilo a un precio evidentemente asequible. Las monedas romanas eran un importante medio de propaganda, y han sobrevivido en gran número.

Unsplash

El arte romano se presentaba en muchas formas diferentes, como pinturas, esculturas, cerámicas y mosaicos. Gran parte del arte romano se basaba en las obras de los artistas griegos y etruscos, como documentó Plinio, un historiador romano, que afirmó que casi todo el arte de Roma se basaba en el de los antiguos griegos. Tras la conquista de Grecia y sus alrededores por parte de los romanos, muchos artistas griegos emigraron a Roma para seguir su carrera. La principal diferencia entre el arte griego y el romano era la finalidad del arte: los griegos apreciaban mucho la belleza estética y la teoría filosófica que la sustentaba. Mientras que el arte romano se utilizaba para ilustrar la riqueza y era más bien decorativo.
El arte romano evolucionaba constantemente para incorporar la cultura cambiante de la antigua Roma. El arte romano comenzó a cambiar a medida que avanzaba el siglo II d.C. Las esculturas y los monumentos imperiales empezaron a sacrificar los rasgos delicados a cambio de rostros de aspecto duro que enfatizaban el poder de la élite romana. El mejor ejemplo de esto es el Arco de Constantino

Murales de arte romano

Roman Art in the Private Sphere presenta un impresionante argumento sobre la importancia social e histórica del arte de las pinturas, mosaicos y esculturas que llenaban las casas privadas de la élite romana. Los seis ensayos de este volumen abarcan desde el siglo I a.C. hasta el siglo IV d.C., y desde la península itálica hasta el Imperio Oriental y las provincias del norte de África, tratando obras de arte que pertenecían a cada uno de los principales tipos de viviendas romanas: las casas unifamiliares con atrio y los bloques de apartamentos insula de las ciudades italianas, las villas de emplazamiento espectacular de la costa y la campiña campanas, y las mansiones palaciegas de los aristócratas provinciales de la Antigüedad tardía. Esta nueva edición incluye una nueva contribución de la editora Elaine Gazda, que traza la evolución del tratamiento del arte privado romano desde la publicación de la edición original de Roman Art in the Private Sphere.

Arte romano ppt

Desde estatuas de celebración hasta intrincados paneles de mosaico, el arte se creó para una amplia variedad de funciones y contextos durante los siglos en que reinó el Imperio Romano.  Explore aquí algunos de los elementos más destacados de la colección de arte romano antiguo del Instituto de Arte.
Estos objetos decorativos de bronce adoptan la forma de bustos de silenoi, o sátiros maduros, criaturas bestiales que eran compañeros de Dionysos (Dionysos, el dios griego del vino, el teatro y la juerga, pasó a ser conocido por los romanos como Baco). Los silenoi, en parte humanos y en parte caballos, eran espíritus indómitos de los bosques que se dedicaban a diversas actividades hedonistas, como bailar, retozar y beber demasiado vino. Estos bustos decoraban originalmente un tipo de sofá en el que se reclinaban los romanos de élite y acomodados en lujosos banquetes, reforzando el mensaje de alegría en nombre de Dionisos.
Los artistas romanos eran maestros en la adaptación de la imaginería griega a funciones y contextos totalmente nuevos.  Esta imagen de un guerrero griego herido fue creada hacia el año 447-438 a.C. en Atenas, donde apareció por primera vez como parte de una escena de batalla mítica de soldados griegos y las legendarias guerreras amazonas. Esta escena decoraba el escudo de la monumental estatua de culto de oro y marfil de la diosa Atenea situada en el Partenón. Unos cinco o seis siglos más tarde, la misma figura fue adaptada desde su escenario religioso original para ser utilizada en este relieve arquitectónico romano, que probablemente adornó un importante edificio público o una lujosa vivienda.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad