Miguel ángel obras de arte

Miguel ángel campano. d’après

«Algunos amigos de Miguel Ángel le escribieron desde Florencia para decirle que volviera, ya que no estaba fuera de la posibilidad de que le dieran el bloque de mármol estropeado en el Departamento de Obras, que Piero Soderini, recién elegido Gonfaloniere de la ciudad de por vida, había hablado muchas veces de dar a Leonardo da Vinci…»

Otra proviene del libro David by the Hand of Michelangelo, de Frederick Hartt, en el que sugiere que uno de los jóvenes canteros de Carrara podría haber sido el modelo de la estatua, ya que su trabajo diario produjo una complexión física que se corresponde con la de David.

Tanto Vasari como Hartt dan voz a las especulaciones históricas más que a los hechos históricos -aunque también los hay-. El biopic no es una forma que me guste especialmente, así que la trama que empezó a gestarse en mi cabeza mezclaba rumores y registros del pasado, junto con una buena dosis de licencia dramática.

Florencia salía de un periodo turbulento. Primero fue la salida de la familia gobernante, los Medici, y luego el régimen represivo de Savonarola, que terminó cuando fue quemado en la hoguera.

Ángel del arte: el estetoscopio diy de miguel tanfelix

El estudio comienza con obras de los años 70, en su mayoría ejercicios de abstracción geométrica en la línea del Grupo de Cuenca. A principios de los 80, el artista comienza a trabajar a gran escala en series como Vocales, con referencias a la literatura y con una expresión marcadamente gestual. En sus Vocales Miguel Ángel Campano elabora, dentro de la abstracción, la imagen que mejor puede corresponder al color evocado por un sonido vocálico. Casi al mismo tiempo, Campano se interesó por la tradición pictórica, de muy diversas maneras: desde la revisión temática de Delacroix, Cézanne o Poussin hasta la exploración de los géneros del bodegón y el paisaje, además de utilizar, al releer una misma imagen, un abanico de estilos vanguardistas, como en la serie Ruth y Booz (1988-1992).

A medida que se acerca el año 2000, Miguel Ángel Campano retoma el color y trabaja en ocasiones sobre tela india lungi, lo que marca el inicio de un interés por los patrones entrecruzados recurrentes, que para este conjunto parte de la retícula del propio soporte. Esto conformaría más tarde su investigación sobre el blanco y sobre el color dispuesto y tejido a mayor escala. El rico colorido, esta vez dentro de una vena expresionista, aparece en otras series de esa década -por ejemplo, el homenaje a José Guerrero- y también se refleja en esta retrospectiva.

La lcad es el lugar donde miguel gonzález descubrió su potencial para

En el sentido de las agujas del reloj, desde la parte superior izquierda: un autorretrato de Vincent van Gogh de 1887; una figura de un ancestro femenino de un artista chokwe; un detalle de El nacimiento de Venus (c. 1484-1486) de Sandro Botticelli; y un león shisa de Okinawa

El arte es una amplia gama de actividades humanas (o sus productos) que implican la imaginación creativa y el objetivo de expresar la destreza técnica, la belleza, el poder emocional o las ideas conceptuales[1][2][3].

No existe una definición generalmente aceptada de lo que constituye el arte,[4][5][6] y las ideas han cambiado con el tiempo. Las tres ramas clásicas del arte visual son la pintura, la escultura y la arquitectura[7] El teatro, la danza y otras artes escénicas, así como la literatura, la música, el cine y otros medios de comunicación, como los interactivos, se incluyen en una definición más amplia de las artes[1][8] Hasta el siglo XVII, el arte se refería a cualquier habilidad o maestría y no se diferenciaba de la artesanía o las ciencias. En el uso moderno posterior al siglo XVII, en el que priman las consideraciones estéticas, las bellas artes se separan y distinguen de las habilidades adquiridas en general, como las artes decorativas o aplicadas.

Charla de artista: miguel a. aragón

El David es una obra maestra de la escultura renacentista, creada en mármol entre 1501 y 1504 por el artista italiano Miguel Ángel. El David es una estatua de mármol de 5,17 metros (17 pies)[a] del personaje bíblico David, un tema favorito en el arte de Florencia[b].

En un principio, el David formaba parte de una serie de estatuas de profetas que debían colocarse a lo largo del tejado del extremo oriental de la catedral de Florencia, pero en su lugar se colocó en una plaza pública, fuera del Palazzo Vecchio, la sede del gobierno cívico de Florencia, en la Piazza della Signoria, donde se inauguró el 8 de septiembre de 1504. La estatua fue trasladada a la Galleria dell’Accademia de Florencia en 1873, y posteriormente fue sustituida en su ubicación original por una réplica.

Debido a la naturaleza de la figura que representaba, la estatua pronto pasó a simbolizar la defensa de las libertades civiles encarnadas en la República de Florencia, una ciudad-estado independiente amenazada por todas partes por estados rivales más poderosos y por la hegemonía de la familia Médicis. Los ojos de David, con una mirada de advertencia, estaban fijados hacia Roma, donde vivía la familia Médicis[3].

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad