Retrato de margarita van eyck

Como puedo pero no como quisiera

Retrato de Margarita van Eyck (o Margarita, la esposa del artista) es un óleo sobre madera de 1439 del maestro de los Países Bajos Jan van Eyck. Es uno de los dos últimos[1] de sus cuadros que se conservan y una de las primeras obras de arte europeas que representan a la esposa de un pintor. Terminada cuando tenía unos 34 años, estuvo colgada hasta principios del siglo XVIII en la capilla del gremio de pintores de Brujas. Se cree que la obra es un panel colgante o díptico de un autorretrato, ahora perdido, del que se tiene constancia hasta 1769, o del probable autorretrato de Jan van Eyck, ahora en la National Gallery de Londres[2].
Margarita está representada en tres cuartos, es decir, su cuerpo está casi directamente de cara al espectador, pero no del todo. Está situada sobre un fondo plano y negro sin rasgos, y lleva un elegante vestido de lana roja con un forro de piel gris (en la época medieval la piel representaba a menudo la sexualidad femenina), probablemente de ardilla,[3] en el cuello y los puños. Su tocado con cuernos está decorado con un fino encaje. Su ojo izquierdo muestra un estrabismo, un rasgo inusualmente evidente en las europeas del norte de la época. El pintor se ha tomado algunas libertades de representación para acentuar los rasgos de su esposa. Su cabeza está desproporcionada con respecto a su cuerpo, y su frente es inusualmente alta, lo que permite al artista concentrarse en los rasgos faciales de su esposa. Además, el patrón geométrico formado por su tocado, sus brazos y la V de su cuello permite que su rostro domine la imagen[4].

Retrato de margarita van eyck del momento

Retrato de Margarita van Eyck (o Margarita, la esposa del artista) es un óleo sobre madera de 1439 del maestro de los Países Bajos Jan van Eyck. Es uno de los dos últimos[1] de sus cuadros que se conservan y una de las primeras obras de arte europeas que representan a la esposa de un pintor. Terminada cuando tenía unos 34 años, estuvo colgada hasta principios del siglo XVIII en la capilla del gremio de pintores de Brujas. Se cree que la obra es un panel colgante o díptico de un autorretrato, ahora perdido, del que se tiene constancia hasta 1769, o del probable autorretrato de Jan van Eyck, ahora en la National Gallery de Londres[2].
Margarita está representada en tres cuartos, es decir, su cuerpo está casi directamente de cara al espectador, pero no del todo. Está situada sobre un fondo plano y negro sin rasgos, y lleva un elegante vestido de lana roja con un forro de piel gris (en la época medieval la piel representaba a menudo la sexualidad femenina), probablemente de ardilla,[3] en el cuello y los puños. Su tocado con cuernos está decorado con un fino encaje. Su ojo izquierdo muestra un estrabismo, un rasgo inusualmente evidente en las europeas del norte de la época. El pintor se ha tomado algunas libertades de representación para acentuar los rasgos de su esposa. Su cabeza está desproporcionada con respecto a su cuerpo, y su frente es inusualmente alta, lo que permite al artista concentrarse en los rasgos faciales de su esposa. Además, el patrón geométrico formado por su tocado, sus brazos y la V de su cuello permite que su rostro domine la imagen[4].

Van eyck y vermeer

El célebre retrato de Jan van Eyck de su esposa, Margarita, fue pintado en 1439, cuando ella tenía 33 años. El Groeningemuseum de Brujas lo prestó a la National Gallery de Londres para la exposición Rostros del Renacimiento (15 de octubre de 2008 – 18 de enero de 2009).
Tras la exposición y a petición del Groeningemuseum, el cuadro permaneció en la National Gallery para su conservación y análisis científico. En todas las fases del tratamiento, se mantuvieron conversaciones con el Groeningemuseum y el conservador realizó frecuentes visitas a Londres para ver el progreso del cuadro.

Jan van eyckpintor

Retrato de Margarita van Eyck (o Margarita, la esposa del artista) es un óleo sobre madera de 1439 del maestro de los Países Bajos Jan van Eyck. Es uno de los dos últimos[1] de sus cuadros que se conservan y una de las primeras obras de arte europeas que representan a la esposa de un pintor. Terminada cuando tenía unos 34 años, estuvo colgada hasta principios del siglo XVIII en la capilla del gremio de pintores de Brujas. Se cree que la obra es un panel colgante o díptico de un autorretrato, ahora perdido, del que se tiene constancia hasta 1769, o del probable autorretrato de Jan van Eyck, ahora en la National Gallery de Londres[2].
Margarita está representada en tres cuartos, es decir, su cuerpo está casi directamente de cara al espectador, pero no del todo. Está situada sobre un fondo plano y negro sin rasgos, y lleva un elegante vestido de lana roja con un forro de piel gris (en la época medieval la piel representaba a menudo la sexualidad femenina), probablemente de ardilla,[3] en el cuello y los puños. Su tocado con cuernos está decorado con un fino encaje. Su ojo izquierdo muestra un estrabismo, un rasgo inusualmente evidente en las europeas del norte de la época. El pintor se ha tomado algunas libertades de representación para acentuar los rasgos de su esposa. Su cabeza está desproporcionada con respecto a su cuerpo, y su frente es inusualmente alta, lo que permite al artista concentrarse en los rasgos faciales de su esposa. Además, el patrón geométrico formado por su tocado, sus brazos y la V de su cuello permite que su rostro domine la imagen[4].

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad